Los 5 ciberataques más frecuentes

1. Spyware

El objetivo de este malware es atacar un ordenador ajeno para sustraer información. Una vez concretada la posesión de los datos, estos son transmitidos a una entidad externa sin el consentimiento ni conocimiento del propietario.

Acá la cuestión está en lucrarse a partir de la venta de lo sustraído: si tomamos en cuenta que vivimos en la era del big data, podemos comprender que se trata de un virus desastroso que puede debilitar —y hasta derrumbar— la estructura de cualquier empresa.

2. Ransomware

Su significado literal es secuestro de datos. Se trata de un software muy perjudicial que restringe total o parcialmente el acceso a determinados espacios clave del Sistema Operativo (SO).

Una vez que bloquea estos elementos, le prohíbe al usuario usar el dispositivo: por esta razón, se dice que el ransomware secuestra el equipo y, para solventar el problema, hay que pagar en concepto de rescate para liberarlo.

¿Cómo se propaga? A través de troyanos o gusanos que aprovechan cualquier vulnerabilidad en los SO o al recibir emails con un archivo desconocido.

3. Adware

Es un software dedicado a mostrar publicidad para atraer los clics de los usuarios. No obstante, también puede representar inconvenientes para las empresas. En esta oportunidad, se obtiene información de los anuncios que los internautas consultan por curiosidad.

4. Phishing

El phishing es una agresión cibernética que se expande vía email, lo que hace que su propagación sea muy veloz: consta de envíos de correos electrónicos muy parecidos a sistemas confiables como, por ejemplo, bancos o loterías.

Un simple correo electrónico le informa al receptor que ha ganado algo o que necesita información de relevancia para finalizar un trámite o para continuar con cierto proceso que no existe; normalmente, brindan un link que remite a las personas a una landing page ilegítima y similar a la verdadera.

Una vez dentro, al rellenar los datos en realidad estamos dándoselos al cibercriminal, quien podrá ingresar a nuestro sistema y hacer de las suyas.

5. Denegación de servicios (DOS)

El modus operandi es que los atacantes hagan múltiples peticiones al servidor hasta que este sea incapaz de atenderlas, llegando a colapsar y, por ende, quedando inoperativo.

Esto puede causar graves daños económicos y organizacionales. Hay dos formas de realizarlo:

  1. Denegación de servicio o DoS: Es utilizado un solo ordenador o dirección de IP que lanza consecutivamente innumerables conexiones al servidor atacado.
  2. Denegación de servicio o DDoS: Usa diversos equipos o direcciones de IP que hacen muchas peticiones al servidor hasta bloquearlo.
INKARIPERU DIGITAL | AMENAZAS DIGITALES

5 errores comunes que pueden poner en riesgo tu seguridad digital

En seguida, enlistaremos 5 de los errores más comunes para que evitemos seguir cometiéndolos:

1. Contraseñas simples

¿Te suena la contraseña «123456»? De ser así, comprenderás que no es muy complicado descifrarla. Por lo tanto, también debes prevenir utilizar:

  1. nombres propios;
  2. letras consecutivas del teclado, por ejemplo, «asdfghjk»;
  3. números telefónicos;
  4. cualquier fecha en especial;
  5. ¡Tampoco hay que usar palabras del diccionario!

2. ¡Lo gratis sale caro!

Es común que instalemos antivirus gratis en nuestro ordenador, lo cual, ¡es lo peor!. Si los hackers logran dar con nuestras claves, vamos a perder mucho más de lo que estamos ahorrando al no pagar un servicio de calidad.

3. No actualizar los equipos

Es fundamental mantener actualizado nuestros equipos. Tanto Windows como Apple, por ejemplo, se mantienen en continuo desarrollo para hacerle frente a las amenazas digitales.

4. No conectarse por VPN

Cualquier conexión remota a la red corporativa de un trabajador sin el uso de VPN corre el riesgo de que se conecten a tu red elementos dañinos para tu seguridad digital.

Una Red Privada Virtual o «VPN», por su sigla en inglés, es un servicio que permite el acceso remoto a la red interna de la compañía y a los diferentes recursos empresariales, tales como correo electrónico, servidor de presentismo, aplicaciones de escritorio como el CRM o ERP, entre otros.

Esta red privada representa un acceso seguro a través del Internet, permitiendo la misma movilidad al trabajador, así como también la interconexión de sedes separadas geográficamente.

El VPN crea un túnel de cifrado seguro que, de esta manera, posibilita acceder desde cualquier lugar a todos los servicios y documentos habilitados por la organización.

5. No tener un firewall

¡No basta con tener un buen antivirus!

Contar con un firewall es indispensable dentro de la estrategia de seguridad digital, pues se encarga de analizar e inspeccionar lo que sucede dentro y fuera de nuestra red, detectando si el tráfico es legítimo o no. De este modo, impedirá que las amenazas externas ingresen a nuestro sistema.

INKARIPERU DIGITAL | ARCHIVOS MALICIOSOS

¿Cuáles son los departamentos que deben tener esta preocupación?

Cuando hablamos de ataques de seguridad digitales, cualquier departamento puede ser un blanco, ya sea por malas prácticas de los colaboradores, por intrusos maliciosos o por un virus que amenace la integridad de la información. Sin embargo, existe un área de la empresa que debe preocuparse con muchísima seriedad de este asunto: el área de IT (Information Technology) o Tecnología de la Información.

IT es una sección encargada de brindar los procedimientos, revisiones, análisis y de efectuar simulacros para varios tipos de eventos relacionados con los procesos digitales e informáticos de una empresa. A su vez, esta se puede llegar a dividir en varias subsecciones tales como:

  1. Comunicaciones;
  2. Planificación;
  3. Control de Riesgos;
  4. Negocios y Aplicaciones Empresariales;
  5. Atención al Cliente;
  6. Sistemas e Infraestructura.

El área de IT debe diseñar, informar, probar y asegurar los estándares, métodos, protocolos, reglas, herramientas y leyes dentro de la empresa que tengan que ver con la seguridad digital.

Aún así, con el objetivo de estar siempre preparado ante un ataque o amenaza, se debe incorporar a todos los sectores de una empresa —como dirección, operación, finanzas, comunicación, tecnología, entre otros— y capacitarlos con los procesos y tareas más recomendados para proteger los datos de la compañía.

¿Cómo empezar a construir tu protección?

No todo lo que se debe proteger es información: también se debe prestar atención a los procedimientos a través de los cuales es manejada dicha data. Por eso —y para que puedas aplicarla en tu empresa— te daremos algunos pasos fundamentales para garantizar la protección de tus activos.

1. Capacitar a directivos y empleados

Este es el punto número uno, en vista de que poco importa toda la infraestructura o programas con los que puedas contar si tus colaboradores o socios no realizan los procesos de la mejor manera.

Cada empresa tiene normas de seguridad —ya sea que se hagan con un equipo interno o a través de una compañía de seguridad— que se deben comunicar a cada miembro y socio que maneje información importante.

2. Implementar software y hardware de seguridad

Con la educación hecha surge el punto de optimizar los procesos de la empresa dentro de un marco seguro, tanto a nivel informático como a nivel físico.

Todos los dispositivos tecnológicos —como computadoras, teléfonos, routers WiFi, entre otros— deben estar dotados con antivirus y antispyware, los cuales son una barrera protectora contra software malicioso.

Asimismo, si cuentas con servidores propios o con servicios en la nube, es importante verificar que los equipos de la empresa estén actualizados y bien utilizados y, si es el caso, que el proveedor de cloud computing garantice el total hermetismo de la información.

3. Desarrollar una cultura y políticas de seguridad

Lo más importante es entender esta premisa: es mejor y más barato proteger que reparar.

Por lo mismo, es necesario que se diseñen y comuniquen protocolos y manuales de buenas prácticas digitales para evitar filtraciones e intrusos por ingenuidad de los colaboradores.

4. Comprender los riesgos que existen

Cuando hablamos de riesgos nos referimos al robo credenciales de acceso, estafas, ingeniería social, clonación de tarjetas, espionaje corporativo y muchas otras prácticas maliciosas que pueden afectar a cualquier organización.

Por ello, sin importar qué tan “fuerte” sea la seguridad digital de una empresa, si se cuenta con un solo colaborador ingenuo que haga clic en un enlace malicioso con un virus nuevo y desconocido, todo se puede venir abajo. En este sentido, es clave delimitar los accesos y derechos de cada empleado o socio de la empresa.

5. Hacer respaldos en la nube

La nube es un servicio de almacenamiento de información remoto que cuenta con múltiples ventajas en comparación a los convencionales, el cual es una buena solución para resguardar aún más la información.

Utilizar este servicio para respaldar la información importante de todos los departamentos es una buena manera de asegurar que la misma estará protegida y, al mismo tiempo, estará a disposición para ser usada.

Siguiendo estos consejos, podrás garantizar que todos los datos importantes y sensibles de tu empresa estarán fuera del alcance de manos maliciosas. Es importante recordar que todo empieza con la capacitación e implementación de una cultura de seguridad digital y va más allá de robustecerse con equipos y tecnología.

INKARIPERU DIGITAL | CORREOS ELECTRONICOS

¿Cómo crear un Consejo de Seguridad?

Como ya lo hemos mencionado, la seguridad digital empresarial es de extrema importancia, ya sea para resguardar el espacio físico o el virtual. Por ende, un Consejo de Seguridad es una excelente opción para evitar ciberataques y proteger los datos de la compañía.

¿Cómo crear uno en tu organización? Mediante los pasos siguientes:

1. Inversión en personal

Para formar un Consejo de Seguridad es necesario contar con personal muy capacitado. Entonces, como primer paso, lo importante es encontrar colaboradores extremadamente educados y formados para ponerle enfoque a esa función.

2. Planificación

Es necesario formar planteamientos y redactar un documento en el cual se especifiquen las informaciones referentes al Consejo. Por ejemplo, la misión, visión, valores y objetivos. Además, se debe detallar la función que cumple cada cargo y cómo funcionará ese nuevo equipo.

3. Ejecución

Con todo lo anterior listo, es momento de empezar el trabajo. El principal enfoque será trabajar en la prevención de los sistemas de la organización. Es importante capacitar constantemente, pues la seguridad digital cambia con respecto al tiempo.

4. Almacenamiento en la nube

Es responsabilidad del Consejo analizar la viabilidad del uso del almacenamiento en la nube como medida para la protección de datos.

5. Reuniones e informes

Es clave que se asuma el compromiso de reunirse —una vez por semana— con el objetivo de tratar los asuntos referentes a la seguridad digital de la empresa. Asimismo, si es posible de manera diaria, informar a la directiva de las acciones, decisiones y maniobras que se efectuaron en materia de seguridad en la empresa.

De esta manera, podrás crear y tener un Consejo de Seguridad dentro de tu organización para hacer aún más robusta tu protección ante amenazas o ataques que atenten contra la salud de tu compañía.

¿Cómo las firmas electrónicas hacen las informaciones más seguras?

En aras de proteger la información de una empresa, muchas de ellas alrededor del mundo sin importar su tamaño se han equipado con tecnología criptográfica o servicios de firmas electrónicas, por ejemplo, para contratos digitales. Esto es debido a los siguientes puntos:

Seguridad robusta

Los mecanismos de seguridad que brindan, cumplen y, en algunos casos, sobrepasan los estándares de seguridad informática internacional. Todos los documentos y datos de la empresa se encuentran bajo un sistema robusto de procesos operacionales para garantizar su protección.

Aceptación global

La firma electrónica cumple con múltiples leyes civiles y jurídicas comunes en casi todo el planeta. Esta es usada por cientos de millones de personas en todo el mundo, incluida Norteamérica, Sudamérica, Europa y Asia.

Disponibilidad

Esta infraestructura robusta de seguridad entrega consistentemente una alta disponibilidad para avalar que tus transacciones y procesos nunca se vean afectados. Mediante políticas rigurosas, procesos y entrenamientos logra afianzar la total privacidad, seguridad y administración de todos los datos.

Todo esto a través de plataformas digitales para maximizar la seguridad y el tránsito de los datos en procedimientos como el monitoreo, informes y pruebas. Además, poniendo a disposición equipos de profesionales capacitados para garantizar la más alta responsabilidad y pericia.

La seguridad digital es un aspecto que es imperativo tomar en cuenta, sobre todo en países donde las regulaciones gubernamentales son aún recientes, lo que es una oportunidad para personas y organizaciones maliciosas para hacerse con información confidencial.